El Mar

En esa tarde
Me senté en la orilla.
Si el sol en ese rincón
Me hubiera dado su consuelo
En la ciudad
No estaría penando entonces.

Su cálido confort
Escapaba mi comprensión.

Esa tarde fui al mar
Buscando la respuesta
Que nunca pude encontrar.
En el mundo blanco y negro
En el que había vivido
Buscaba la luz
Del azul marino.

Reuniendo todo mi valor
Di un paso al frente
Y me presenté a mi tutor.
Calmo y majestuoso
Con brazos abiertos
Me recibió.

Su frío abrazo
Se sintió tan bien.
Mientras hundía
Mi cara en su seno,
Susurraba para mí un arrullo.
Acariciaba mi mejilla
Con su gran mano.

La calma que sentía
Me invitó a dormir.
Él mecía mi cuerpo
Mientras dejaba mis problemas
Escaparse en un último suspiro.
En extática calma
Ascendía hasta los cielos
Mientras el mar se acurrucaba
Con mi resto
En callada paz.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas