El Beso Rojo

Ella me empujó
Sobre la seda
Y comenzó a mostrarme
Su nívea piel.

Sin nada que esconder
Se arrastró sobre mí,
Ella era la araña,
Yo estaba en su red.
Con sus gélidas manos
Me acarició el pelo
Y el brazo,
Me hizo temblar.

Comenzó a oler
Todo mi cuerpo,
¿me iba a amar
O me iba a comer?
Su frío aliento
En mi cuello,
En mi pecho,
Envió escalofríos
Por mi columna.
Me aferré en busca de calor
A la poca humanidad
Que le quedaba.

Parecía hecha de porcelana,
Fría y brillante,
Mientras exploraban mis manos
Su cuerpo.
Ella tomó asiento,
Halándome con ella,
Y mientras sus bellos hombros
Mi tacto padecían,
A sus dedos mi cadera
Como imanes atraía.

Cerré los ojos.
Lento me dejé caer
Para ser atrapado por ella
Y ante mis labios tener
Su hombro y cuello a mi merced.
Mientras ella masajeaba
Sentía algo crecer dentro de mí.
Ella lo buscaba,
Ella lo esperaba,
El cuchillo oscuro del ritual
Que me llevaría
Al país de la miel.
Lo desenfundó.
Lo afiló.
En sus manos
Ella tenía el poder
Sobre mi mente
Y mi alma.

Arqueé la espalda
Instigado por su mano.
Ella buscó mis labios
Y me robó el aliento,
Dentro de mi boca
Sentía su afecto,
Su frenético “te amo”.

El corazón
Me lo estaba diciendo,
No aguantaría mucho tiempo
Más de aquella magia.

Ella se pegó a mi cuerpo,
Me abrazó y acercó la cara
A mi tembloroso cuello.
Lo veía venir,
Lo esperaba con ansias,
Regalarle aquello
Que ella necesitaba.
Ella dejó salir un suspiro
Y abrió grande la boca.

Su rojo beso,
Una mezcla de éxtasis y dolor
Recorriendo todo mi cuerpo,
Dejándome sin energías,
Regalándole todo lo que tengo,
Aceptando ella mi regalo de vida.

En mis últimos momentos
Ella sonreía,
Yo sonreía,
Cuando la euforia desaparecía,
Cuando su regazo
Mi cabeza sostenía.
Ella acariciaba mi pelo,
Yo sujetaba su otra mano,
Y tras haberle regalado
Rojo y blanco,
Cerré mis ojos con alegría.

+1

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas