Mundo de las praderas

Un brillo intenso
reflejo de un mundo perdido.
Todo brillaba con su propio color.
El tiempo no era tiempo
pues cada cosa se vivía en su momento.
El sonido de los pájaros era tan puro como el mundo
Despertaba el candor del alma
La alegría de la inocencia
De un niño que juega
El parque de luz florecía
Los jardines lo acogían
Todo se vivía en el mismo día.
Las praderas eran anchas
La luz bañaba la tarde.

0

Related Articles

Y se sintió tan sola y vacía, su alma se destruía día tras dia, intentaba creer que el mundo la queria, pero todo era una…

Responses