La vida del Niño de Plastilina,
era un continuo temblor y estremecimiento
un espectáculo digno de ver.

Era un niño bueno pero no había nada original en él,
excepto el miedo,
un niño pacifico pero sin carácter, agallas ni opinión
bondadoso y adaptable a cualquiera
pero siempre modelado por manos de otros.

Como una pequeña pastilla de plastilina, pero sin color ni brillo propios.

¿Vivía? continuamente amenazado, amedrentado, aturdido
sufriendo continuas persecuciones, asaltos, golpes,
acoso, intimidación. en cualquier rincón, en cualquier momento.

Y sin embargo, aguantaba.
Con la resignación de la valentía oculta,
en soledad y silencio.

Hasta que un día no pudo soportar más,
decidió que escaparía de todas esas garras.
en soledad, como hasta ahora había sufrido;
que escaparía de todo ese horror por medio de un Gran Final.
Y tuvo valor para llevarlo a cabo.

Y ahora, Por fin libre! … En el cielo,
con color y brillo propios,
ese niño de plastilina solo es modelado por ángeles,
irradia compañía, valor y protección
a todos los niños que, abajo, en este mundo
sufren la barbarie, de acosos y violencia.

F.López

(A todos los niños que decidieron por fuerza abandonar esta vida)