(Por Charlientius)

Como una época
y la siguiente
se solapan,
los grandes cambios
que se producen
de forma imperceptible
parece que suceden
de golpe…
Lo mismo pasa
con el amor.
Cada cosa del mundo
tenía el nombre
de la persona amada,
pero un día
-en realidad fueron
muchos-
cada cosa recupera
su propio nombre.
Pasar página
no es cosa
de un día…
Sin embargo
hay un día
-lo recordamos bien-
en que parece
que cambió todo…
¿Puedes sentirlo?
Se trata de una nueva
época…