¡Rema, galeote,rema!
No escuches la voz que siembra tierra yerma.
¡Rema, galeote,rema!
Que sobre ti no pesan las cadenas.
¡Vuela, galeote,vuela!
Con el arrullo del mar que es tu condena.