Te quiero, te quiero de verdad.

Te quiero, te quiero de verdad,
Este sentimiento es puro e intenso,
Que se aleja de todo límite del espacio y tiempo,
Algo símil a lo eterno, tan lejos de la fugacidad.

Así de simple y sencillo,
Con tu sólo mirar, me haces sentir vivo,
Llama furtiva que yace en mi interior,
Se alimenta de caricias y besos tuyos, embriagándome de calor.

Que estos versos sean testigos,
Del inmenso amor que se siembra cual flor dentro de mi,
Y se riega con tu voz, canto lírico que se transporta,
Hasta lo más recóndito de mi interior.

Sencillo y sereno, antídoto de todo dolor,
En esta soledad contemplo, los frutos de tu amor,
Perdido me encuentro en tus recuerdos y,
Viajo aquellos momentos, donde eras una simple visión.

Ahora que te tengo, te miro y por fin entiendo,
Aquello que todo mundo nombra por amor.
Es mas bien un fuego interno, que lucha por salir,
Alimentado por tus besos y caricias, queriendo siempre vivir.

Propagándose en cada ramificación, hasta que llega y nutre mi corazón,
Detente tiempo detente, que este momento no es fugaz,
Pues todo sentimiento que se vive y se siente de verdad,
Se escapa y se resguarda en la eternidad.

Momento que no es marchito, no se apaga con la noche,
Es tanta su luz, que brilla en la oscuridad,
Iluminando cada paso en mi andar,
Como sombra acompaña, y me abriga de calor.

Te quiero, te quiero de verdad,
Aquel invierno protegido con la soledad,
Ha quedado varado en mis recuerdos,
Sucedido por este sentimiento puro y vivo, que tiene tu nombre y apellido.

Te quiero, te quiero de verdad,
Punto de encuentro entre el tiempo,
Que somos la clara representación de la creación y la unidad,
Mirando el reloj, exactamente a la misma hora y en el mismo momento.

Te quiero, te quiero de verdad,
Que mientras tu duermes, yo a ti te sueño,
Allí, me encuentro contemplando tu existencia,
Que enciendes mi camino, tú eres mi guía.

Qué fácil corre esta tinta,
Cuando pienso en tu sonrisa,
Que viene y me acaricia,
Reclamando un encuentro fatal.

Te quiero, te quiero de verdad,
Dulce momento, periodo de transición,
Que tu presencia aleja como el viento,
Cualquier síntoma, cualquier mala sensación..

Esto no es casualidad,
Mis pasos siempre han estado marcados,
Esperando que la fatalidad del destino,
Me ponga aquí en tu camino.

Si tan sólo pudieras mirar,
Como yo a ti te veo,
Si tan solo pudiéramos parar,
Por un segundo el tiempo.

Caminemos juntos en este juego llamado vida,
Y dejemos que los sentidos tomen todo control,
Y sintamos la vibra de este puro y eterno amor.

7+

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas