ESTADIOS

1.-

Tú, clima cálido y templado,
Momento fugaz, que no es marchito,
Con el dulce olor a flor y una frescura pura,
Levantas estas alas, y alejas su envergadura.

Periodo idóneo de cultivo,
Junto con el equinoccio, te doy la bienvenida,
Con tus labios y caricias, me haces sentir vivo,
Haciéndome olvidar tu última partida.

Luceros hermosos de un verde jardín,
No quiero jamás dejar de mirar,
Tus labios, vivo rojo carmín,
En mi mente, beso sin cesar.

Engalanas el camino al andar,
Cambiando los campos de un bello color,
Sol que nace, sol que crece,
Tú, mi dulce y tierno amor.


2.-

Solsticio de verano que impregna de calor,
Que con tus risas riegas mi corazón, y
Habitas este nicho, que crece con amor,
Cualquier duda ha quedado abandonada.

Firmeza y unión es lo que caracteriza este momento,
Estación cúspide de total certidumbre,
Recuerdo lejano de la semilla que brotó,
Tú, clima cálido y templado, que calientas con tu lumbre.

Que pare todo en este dulce encuentro,
No hay palabra que describa cuando algo es puro y eterno,
Así que solo dejémonos llevar,
Sin delimitar lo real usando la palabra tiempo.

Verde valle que hay alrededor,
Tú y yo en medio mirando al mismo tiempo el reloj,
Que no avanza ni se atrasa,
Esto, belleza inesperada.


3.-

Momento de transición, entre el equinoccio otoñal y el solsticio de invierno,
Que avecina un cambio en la temperatura,
Junto con el viento que sopla propagando la caída de aquellos momentos,
En que la unidad era el punto de encuentro.

Color marrón y amarillo que cubre el piso,
Las aves levantan su envergadura para abandonar aquél nido,
Resulta inevitable lo que se avecina,
Sin embargo, aún prospera una pequeña resistencia,

El declive ya comienza,
El latido siente la decadencia,
Y la tinta, cada vez corre sin tanta propulsión,
Este, momento único de reflexión

No queda nada más que preparar el vuelo,
Y disfrutar lo último de este clima templado,
Ven, sentémonos aquí a mirar,
La última estación que está por comenzar.


4.-

Todo inicio tiene un final,
Ejemplo claro de la impermanencia de todo lo que atraviesa,
Que se refleja con la decadencia de la temperatura,
Aunado a un cúmulo de gran precipitación.

Flujo de tiempo que avanza en el reloj,
Caracterizando a este momento con un camino individual,
No sin antes, voltearnos a ver una vez más,
Y por un momento recordar, todo el camino recorrido.

Es momento de decir adiós,
Y abrigarse por sí mismo,
Habitar el lugar de dos,
Y caminar en este crudo y frío abismo.

Me adentro en este largo sendero,
Aguardando de nuevo tu bello y eterno comienzo,
Sé que muy pronto te volveré a ver
Allá, en aquél nuevo atardecer.