Esta noche, hablé con Venus

Mirándome, fijamente
Y con frágiles lágrimas
En sus enormes ojos,
Venus, me preguntó:
– Qué te ocurre esta noche bohemio?
– Acaso olvidaste esta cálida noche
Escribir al amor…?

– Venus, nada –
Respondí, mintiendo
Y mi irá seguía corriendo.

– Algo te ocurre, lo sé,
O si no
Porqué has encendido
Ese cigarrillo al revés… ?

Mientras ella hablaba
Mi alma atravesaba
Un pequeñísimo embudo,
Una senda de cristales rotos
Que cortaban en mil pedazos
Mi carne.

Mientras ella hablaba
Me te reduje a la nada,
Me engrandecí
En un y único Todo,
Me consumía más rápidamente
Que ese maltrecho cigarrillo.

Permanecí, inmóvil
Hablando…
Y mirando a Venus.
Nunca supe de qué hablamos
Ni a quien quise mirar…

De repente,
Se hizo un afilado silencio.
Ella dejó de hablar
Y con rabia sostenida
Dije, mirando al cielo:
– Esa estrella de ahí
Tan grande, es Venus-

Y Venus, me contestaba…

– Olvídate de mí
Bohemio…
Esta noche, ella te necesita
Más que nunca…
A mi, me tendrás todas
Las noches estrelladas –

La miré
Y con su tierna mirada
Pareció decirme:
– Enciéndete otro cigarrillo
Por favor… –

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas