Árbol azul que te teñiste de rojo
para ir al entierro de los pájaros.
Si te quedas hablaremos,
como dos viejos amigos,
de eso y de aquello…
Árbol azul que te teñiste de rojo
para llenar mis manos de savia incontrolada.
Si te quedas entona ese canto tan lejano,
porque de lejos viene la tristeza,
borra la negra boca de los cuervos,
y empieza a entonar ese canto
y clávalo en las nubes
y que lo griten los ojos caninos de las flores,
¡que lo griten!,¡que lo griten!

0