Me engañaba siguiendo tus pasos con desdén,
Con una brisa fría que decoraba mi cuerpo,
Mirando más allá del atardecer,
Esperando algún día tu regreso.

Mientras tanto cerré mis ojos,
Soñando con la mente despierta,
Volviéndome omnipotente,
Soñé que ya te tenía de vuelta.

Cerré mis ojos,
Y soñé como nunca antes,
Cerré mis ojos,
Y fui capaz como nunca nadie,
Cerré mis ojos,
Y te soñé tan bello como nunca antes,
Cerré mis ojos,
Y te bese como nunca a nadie.

Entonces los abrí,
Y ya no quería soñar,
Entonces los abrí,
Y quería hacerlo realidad.

Respire muy hondo
Pero al ver mi realidad
Tu no estabas,
Se encontraba mi cama vacía
Con aroma a nostalgia entre las sábanas.

Me acerqué hacia la ventana
Mientras besaba un viento abrumador
Haciéndose parte de mi alma
Convirtiéndose en parte de mi temor.