Ya no quiero escribir sobre amor
solo tengo inspiración para el dolor,
para la sensación de un roto corazón,
para mi trágica perdición.

Eres mi droga, estoy enganchada a ti.
A tu boca, a lo que significas para mi.
A la manera en la que me hacías feliz,
pero ya te has ido, y has provocado mi fin.

Descansa mi cisne negro.
En la noche, luna roja.
Ojalá empezar de cero,
le susurro a la soga.

Mi parte más oscura,
la de debajo del corazón,
líbrate me susurra,
me promete la salvación.
La salvación de tus besos,
del pecado que es tu boca,
la de tus ojos traviesos
que provocan que esté loca.