Para mi
Tóxicos son
Los que se quejan
De quienes se aquejan.
No es lo mismo
Tener problemas,
Que causarlos.
Y el new wave
De los pseudo positivos
No llegan a notarlo.
Tóxicos son
Los que intoxican
Mas no los intoxicados.
No exilies al leproso
Por el virus implantado.
Mis sentimientos no han muerto
Los asesinaron.
La obviedad en que
El hielo no se forma
Si primero el gélido entorno
No lo transforma.
Ellos han mutado
Son un boomerang
Devuelven
Lo que han recibido,
Se ordenan
En el plano
De lo receptivo.
Ya no se quejan
Ya no se enferman.
Mis sentimientos
Hacia los verdaderos tóxicos,
Los que protestan
Cuando al ave le molesta
El ala que ellos
Le rompieron,
Mis sentimientos
Se han inmunizado.
Y los supuestos pacifistas
Los que corren la vista
Los que acallan el llanto
Los que se extirpan
Cada día a cada acto
La cornea para no ver tanto
Tanto sufragio provocado
Al efector le dan la mano
Y al afectado
Le quitan el afecto
Al ipso facto.
Tóxicos son
Los que intoxican,
Y si los rozara
En las tripas
Una endemia de espora
(La que critican)
Serian convalecientes
Si cambiasen los roles.
Los tóxicos no son
Valientes
Cuando perecen
Son sus proyecciones
Ajenas
Como proyectiles
De veneno
La que los lobreguecen
Y por encima
Les sorprende
Cuando mohecen
Al mismo tiempo
Que mis sentimientos
Primaverales embellecen.
A los tóxicos les repelo
Pero reconozco
Que si jamas hubieran
Mis defensas derribado
Nunca hubiera descubierto
Cuanta sana luz
Y fina fortaleza
Albergaba mi corteza.
Así que de algo sirven
Los hombres seta,
Si tus linfocitos
Le encuentran la gracia
A la oscura enseñanza.
Nos vacunan
Para saber reconocerlos,
Mas yo soy un boomerang
Y siempre lo devuelvo
No me place la tibieza
Ni la neutralidad
Mientras los tóxicos
Neutralizan el mundo
En su totalidad.
Y luego se espantan
Del vaho inmundo
Que despiden
Sus actos nefastos.
Ya no me enfado
Con los ominosos
Pero siempre es devoluto
Su tósigo apestoso.
Mis sentimientos
No murieron
Los asesinaron,
Mas renacieron
Como boomerang
Justo e inexhausto.
Los tóxicos se asustan
Al probar una pizca
Química de su propio
Sentir pestilencioso.
Ni el toxico mas robusto
Soporta el endovenoso
Ni un gramo
De su rencor tuberculoso.
La diferencia
Entre veneno y medicina
Es la dosis aplicada
Me diste una cuota mortal
Y por eso estoy renovada.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS