Los nueve de una madre

Primer mes,
Indefinido
Pesado camino
Indefinido
En el que ya es tuyo,
Ya lo llevas contigo
Segundo mes,
Los suspiros
Aprietan el alma
Y como consecuencia
De lo que está por llegar
La ilusión destruye al miedo,
Lo encoge y lo aparta
Tercer mes,
Nadie se acuerda ya
De la oscuridad
Y la luz se alza y se diluye
En tus manos
En tu garganta
Y en tus pies
Por un embudo angosto
Por el que el amor
Se desliza
Se hace fuerte y fluye
Cuarto mes,
Las palabras ya se hacen
De cuerpo entero
Y verdaderas
Sin mirar atrás
Sin recordar
De lo que la piel
Ya no se acuerda
Quinto mes,
En el que el viento
Afloja y azota
Las premisas de una vida
Con su conjugación
De a ver quien cogía, coge
O que importa quien coja
Sexto mes,
Y una mirada hacia adentro
Mirando sin ver
Como chocan
Amar y amado
Y como se quiere confundiendo
Séptimo mes,
El frío se hace de tu piel
Y la incertidumbre
Tu abrigo,
No es débil la desnudez
Si su alimento
Y su calor es contigo
Octavo mes,
Y casi una creación perfecta
Como un robo
A la mano de Dios,
Como un mensaje
Como un sueño soñado
De la mano que nos cuida
Nos fija y nos enseña
Noveno mes,
Y ningún AMOR
Se difumina ni es comparable
Ninguna ternura
Se truca ni es reparable
Ninguna dulzura
Se amarga o es retornable
Ninguna paciencia
Es igual e insuperable
Como el amor, ternura
Dulzura y paciencia
De quien te dio lo más bello,
La vida… Tu madre…!

0