Las hojas del otoño, temblorosas
Se precipitan en su viaje
Caerán, pero no saben dónde
Ya están muertas y aún así sienten
No quieren esperar, quieren aterrizar