Aunque la felicidad
no rocíe el rostro
ni penetre en la mano
se siente la suavidad.

Se vuelve a sentir la felicidad
del amor del corazón
con gran intensidad
que penetra en el corazón.

En la noche se siente
como la primera ves.
la felicidad intensa
que penetra en el rostro con firmeza.

Como la luminosidad e intensidad
de la luz del sol
se siente la felicidad
en la mano y en el rostro.

La felicidad que se siente
es como un aire intenso
que cae del cielo,
y de nuevo se enciende.

0