A nadie avergüenzan las exposiciones,
A nadie con limpias intenciones
Y sin reveces en sus acciones,
(Menos aun a los egocéntricos)
Lo que los avergüenza
Y deja mal parados,
Son sus propios actos
A la muestra, en el estrado,
Si no fueran execrables
Sus inciviles maneras
Refutables sus falacias,
E infames sus quimeras,
No serían juzgados.
Pese a eso desvían la mirada
Y dirigen el odio al lugar equivocado,
Siendo tan solo su espejo
El que su mal ha propagado.
No es atroz mostrar lo que sos
Atroz es lo que hiciste
En exhibición.
Solo te arrepientes
Cuando fuiste descubierto,
Solo te evades
Cuando condenan
Tu delito,
Entre capas te escondes
Cuando tus actos te atrapan.
Que lo que niegas
A la luz siempre salga
Y te delate,
Aun con camuflaje.
Y aun así
De ti mismo no hay escape,
Ni ficticio ropaje
Que en tu sueño subconsciente
No te ataque.
Que en exposiciones
No te señale
Y te desvista las excusas.
Y te desprovista
De poder borrarte
De las criminales listas
Los obituarios que llenaste.
Que hasta en las sombras
De Soldati
Te encuentren y aprisionen
Las exhibiciones
De tus asesinatos.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS