En tu presencia me siento
adorada y despreciada simultáneamente.
Que dualidad
Qué intención tan específica y minuciosa,
De elevar y derrotar a la misma persona,
al mismo tiempo,
para ver si captó el mensaje
que pretendías darle de si misma.
Que arrogancia la mia,
Pensarte impenetrable.
Que lo mismo que piensas de mi,
Tiene obvias repercusiones sobre tu rostro.
Cada uno que hemos cruzado tu camino profundamente indentado sobre tu piel.
Tu desinterés por aquellos que no nos alineamos bajo tu mando,
Por los que descaradamente nos atrevemos a cuestionar-te,
Refleja tu propia lucha,
el coraje que te ha impulsado,
las barreras que has derrotado
y la actitud que has tenido que adoptar para no engancharte de nuestras sensiblerías.
Nuestras vidas paralelas
Caminos simultáneos
Más no entrelazados,
Proteges cautelosamente tu andar
Manteniendo a distancia
cualquier muestra de necesidad
Que pueda perjudicar la estabilidad que aparentas.
Te quiero tanto amada mía
Que desde un escalón bajo el tuyo
Envió mi corazón
Deseo tu bienestar
Y recibo el lento goteo de tus lagrimas.
D.C. 09.05.2019