Un hombre y su gato

Tu lo ves todo, tu ves como cada noche me aferró a los buenos tiempos que nunca existieron

Tus pupilas reflejan perfectamente mi cementerio marino, que desentierras con tus tibias garras

viste a mi alma bailando con el humo de mi cigarro sobre la ventana, mientras la noche esconde el tiempo en un caracol

eres incapaz de entender la vida a mi manera, no eres consciente de la vida pero aún así puedes amar, eso te hace la compañía perfecta

cada noche me esperas sobre la ventana, sabiendo lo difícil que es para mí

sabes que las pastillas no siempre funcionan y que la ansiedad nunca me dejan respirar, que la noche me envuelve en una espiral de sufrimiento, que las paredes bailan y las sillas saltan, sabes que no puedo seguir, pero aún así, me esperas ahí.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas