Puede el agua traer los recuerdos,
en ella fluyen al tacto los
momentos que una vez dejé atrás.

Con su sonido regreso,
traslado mi mente al lugar,
ese que nunca quise olvidar.

La corriente del río al alba,
la lluvia al caer,
la alberca fría,
el manantial al atardecer.

En la charca, en el pozo,
la fuente que me vio nacer,
el agua que vive y guarda
cuanto recuerdo he de tener.

Mojas cada poro de mi piel,
frescor de dulces instantes,
olor a todo y a nada,
recuerdos que sacian mi sed.

0