A veces amor cuando me lastimas, salgo a ver el cielo de noche, para curarme un poco..
Veo estrellas brillar sin cesar, como si su corazón incandescente podría estallar, junto al mío, poco a poco y a pedazos..

A veces amor veo la luna, bella y clara, y mi asiento se hace trono y mis palabras se hacen viento, mis lágrimas se arrojan al cielo, y mi pena junto con las nubes se cargan de verdades dolorosas sobre ti..

Sin embargo muchas otras noches, el cielo no permite ver su gran show, y la neblina apaga, mi corazón herido, pero de todas maneras mi mirada está fija en el cielo, como si de alguna manera esperaría por verte aparecer, quizás uniendo puntos, quizás sintiendo que me piensas…

La noche se ha vuelto un acompañante que cubre mi dolor y decepciones por ti, y el cielo, el hermoso cielo, me dice que pasa, que todo pasa, y que aunque tu y yo compartimos el mismo cielo en ciudades distantes, yo cada noche dejo trozos de mi alma en el, mientras tu solo sientes que es una noche más.