Neurosis

No se que día es hoy,
el murmullo del amanecer se aleja,
los parpados del sol callan
como una luciérnaga demacrada que solloza su cuerpo,
me levanto pero caigo de rodillas,
tengo raíces en los brazos,
el amor diáfano,
me aúlla como peregrino, pero jamas se quedara a mi lado.
En mi prisión de pensamientos,
no existe una placa de acero que no deje penetrar
el silencio a gritos de mi locura,
me arrastro como un perro con rabia,
abro mi pecho como una zanja en el viento,
quiero vida y no lamento, sueño de cruces,
sed del viajero que ya no renace,
no mires mis ojos podridos que ya no hablan de algún alma,
soy un drogadicto varado en la esquina, buscando a Dios,
sin encontrar nada, si pudiera regresar el tiempo, llegaría a
ese día donde todo comenzó y caminaría hacia un rumbo distinto a este en el que me encuentro desolado,
sin llagas que ya no sanan en mi alma.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas