La dolorosa catarsis,
Comienza a sangrar.
Entre rosarios relamidos,
Manos correspondidas,
Hoteles destartalados,
Poemas dedicados,
Brazos chutados,
Amantes desviados,
Y féminas alteradas,
Ya no quiero habitar.
Me enamoré de la naturaleza,
Quizás sea por tristeza,
Al menos algo puedo apreciar.
Pude sentirme pequeña,
Ante el universo.
Y prender unas velas,
También algunos inciensos.
En su honor.
Lo clamo a toda hora;
Que lo que pido llegue,
Sin demora.
Que no hay mente que soporte,
No encajar en el molde,
De ninguna existencia.
Que no hay alma que resista,
Vivir como alienista.
Pude encontrar vitalidad,
A base de los sentimientos,
Más oscuros,
Que puedas imaginar.
Creyendo que ser objeto,
Para que él descargue,
Su desdicha,
Era un gesto afectuoso.
Parte del amar.
Y a su vez;
Puedo ser feliz con respirar.
Ver el viento pasar,
Desde el árbol,
Hasta mi pecho,
Sin necesidad,
De pensar algo más.
Lamento profundamente,
Haber encontrado,
Desde tan joven y frágil,
A mi media naranja.
Porque ahora todo,
Se ve minúsculo,
E insulso,
A comparación.
Busco enardecidamente,
Lo que nunca llegó.
Algo que me supere,
Y no pueda controlar.
Algo que me demuestre,
Que algo de interesante,
Y libertino,
Queda por saborear.
Alguna criatura,
Que llegue para fascinar.
Y que le baje el podio,
A todo lo vivido.
Que haga que sea insignificante,
Todo lo experimentado.
Y que nunca me arrepienta,
De haberlo pasado.
‘’Dame motivos para vivir,
En este instante’’ Le indiqué.
En otra de mis tentativas,
Suicidas.
Y más razones para sufrir,
Me ha dado después.
Marchitándose así,
Entre furgones del revés.
No sé,
Si vivo para escribir,
O escribo para vivir.
Pero estoy convencida,
De que si no vociferara,
Esta penuria,
Seguramente estaría,
Bajo Asturias.
Solo puedo observar,
Como me fragmento,
Un poco más,
Dividiéndome en tres,
Y armándome,
A cada suspiro,
Otra vez.
Circulo vicioso,
Del que no puedo escapar.
Sé que mañana me espera,
Un beso y una rosa,
Una conexión hermosa,
Un polvo y la congoja,
De saber que luego vendrá,
Su dueña encolerizada,
Mis mejillas evitando
La cachetada,
Que indudablemente,
Me rosará.
Y osará despertar,
Toda mi ira acumulada,
Apuñalando,
Escupiendo,
Y corriendo.
Siempre repitiendo,
Mi secuencia más odiada.
Eso es el infierno.
Ese es mi averno.
El mal de la eternidad.
Vida retorcida como bicha en su guarida
Sentimientos difusos y objetos con tantos usos…
Ahora
Proximo a verlo
Ya no rie
Y si ha sonreído
Presiento
Y tomo a mano
La respuesta
Mas diáfana
Obvia
Banal
Repudiada
Y única
A la que me permite llegar
Mi entendimiento.
Desprecio
No te aferres
No hay con que jugar
Ante la indiferencia
Si te arrastras quizás
Con torpe intención llegaras
Algo nulo conseguirás
Si le ruegas quizás
En idiota entrega alcanzaras
Otro inapreciable más.
Ya entenderas
Mi comunicado
Cuando creas y quieras
Haber sido sacado
Del fragmento de alma
De un esclavo
Ser el recuerdo borroso
De algún loco
Por las rolas
Mal viajado
O el resto de carbón
De la hoguera iniciada
Por algún hereje
Mezclo la baraja
La desnudo sobre la rama
Y en sí demuestra
Otra errancia al pasar.
Es mi culpa no quererme casar?
Aborrecer entrelazar mi eternidad
Con alguien que me aburra verlo roncar
Y me canse que cerca mio haya de respirar?
Preferir ser amante para no
Arreglar lo que rompo?
Me castigan por el sentimiento
Que aunque lo intento en mi no lo invoco.
Si la poligamia existiera
Millones de apellidos tendría.
Esta mal amar la diversidad por encima
De la idea del placer confiscar?
¿Por que exigiendoles un adios
Todos los dias me saludan
Aunque a mi me la suda
Y me regalan su infinidad?
Cuando veo hombres con el ego
Mas grande que sus miembros
Recuerdo que el orgullo es
Una defensa psicológica.
Quiero sus mentes en una bandeja
Y sus corazones en una balanza
Aunque nadie sea digno de mi amoranza.
Quiero poder tocarte sin herirte
Le dije segundos previos
A tajearle por error
Su bello rostro con mis uñas.
Algunas cosas deben ser
Rasguñadas para ser alcanzadas.
Maníaca gozosa del sufrimiento
Queriendo hacer del interlocutor
Un receptáculo de dolor.
Si no te gusta el tipo físicamente
Y no te gusta como te trata,
Y no le interesa saber
Como deseas ser tratada,
La ultima optativa
Es tener una relación profunda
Con su dinero.
Algo que justifique
La entrega del cuerpo.
Eso pienso cuando el orgasmo
Es unilateral y me felicitan
Por succionarla como una profesional.
Pero nunca vendería mi intimidad.
Salvame de las biyuyas llenas
Las almas huecas
Un estupido objetivo
Ser como cupido o Afrodita
Y todos alucinados donde voy
Sudando oro y prometiendo amor
Necesitan en el ego un inflador
Salvenme de esta miseria perver.
Nada me alienta, sigo atenta
Toda aventura comienza
Por la chispa de la curiosidad.
Liquido entrante, propuesta incitante
Sigo para adelante,
Al fin conoceré.
Acordes son las cuerdas
Que atan y desatan sus locuras
A deshora y puras dudas
Que carcomen sus consciencias.
Si supieran que solo planeo escaparme
De sus vidas retirarme de tal modo
En que piensen que son ellos
Los que se han ido y se culpen
Por lo que perdieron y no sepan
Que ya estaba perdido
Porque nunca me han conseguido
Y los abrazo con mi perpetuo silencio
Sus sahumerios son de odio
Es de rencor su varonil incienso.
Estos hombres que se la dan, de lobo feroz,
Me causan gracia y mucho estupor.
Es solo un juego no mas
Con suerte te vuelvo a hablar
Ya se me radican las excusas
Sin ascuas no siento nada
Solo un impulso
Un ejercicio
Latido
Gemido
Aullido
Sus patéticas muecas complacidas.
No tocan mi aorta que no los soporta.
Una noche cualquiera, yo fui cualquiera,
Y me acostumbre.
Me divertí
Si solo un juego es.
Palabras rebuscadas son las tuyas
Ideas enfrascadas son las mías
Tanto
Ser carne
Quiero ser
Mas viviente.
No toco filosofías supremas
Para atarme a un billete más.
Jamas seré tu esposa, amante o suplente
Buscate quien te lama
La herida latente.
El lobo por las noches aullará
Por las lobas que lo tocan y no vuelven más.
Se ahogan en el fluir cuando
El elixir es mucho mas
De lo que comprenderán.

2014

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS