Destino

Si somos destinados
El destino te llevará para que leas este poema,
Y sin ningún problema
Vas a adivinar que lo he escrito yo.
Primero, lea mi nombre y fíjate mejor,
Todo te va a quedar claro y te entrará el temor.
Segundo, te acuerdas como te llamaba en nuestras horas en las que no había nadie,
Menos tú y yo y el hilo rojo que unía nuestros corazones de color vino,
¿Te acuerdas mi tontolino?
Tercero, te escribo este poema para pedirte perdón por haberte presionado mucho en la hora en la que no debería haberlo hecho,
Pero, en esos momentos yo hacía las cosas lo mejor posible que sabía y perdóname una vez más, solo tenía 22 años.
Yo nunca he sabido jugar juegos y nunca he sabido dejarte con hambre de amor porque en el amor se da todo o no se da nada.
Me gustaría que volvieses y que todo fuera como antes, te estoy esperando en el mismo lugar y tu corazón y tu cara siempre están en la primera planta de mi corazón y muchas veces veraniegan en mi mente.
Todavía siento por ti lo mismo y sigo
Pensando que eres un tonto, pero mi tonto,
Mi un poco gordolino, pero mío
Y de nadie más.
Si somos destinados
El destino te traerá para que leas este poema,
Y sin ningún dilema vas a saber que lo he escrito yo.
Otra vez lee mi nombre y fíjate mejor,
Ya todo te ha quedado claro y otra vez por mí sientes el amor.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas