“Aquél rostro con ojos tiernos y alegres; la sonrisa más linda y cálida, propia de su jóven y tierno corazón. No olvido el deseo inexplicable…
Ir a la barra de herramientas