Cojonuda historia XVII

La luna parecía una puta pelota o una bola de [...]