Andá
Ya estuve en tu lugar.
Sentí el viaje infinito,
De rayar el espirito,
Observar en espejos vacíos,
Y andar con el alma como un motor,
Por la ciudad.
Andá
Ya estuve en tu lugar.
Sentí la libido explotar,
Relamí los jugos del placer,
Tuve los cuerpos que quise,
A mi merced.
Andá
Ya estuve en tu lugar.
Sentí la locura,
De socavarme en una calle oscura,
Y divagar sobre lo que no pasó ni pasará,
En este espacio-tiempo.
Andá
Ya estuve en tu lugar.
Sentí el delirio,
De ser el centro de atención;
Lo que digas es decreto,
Lo que hagas un ejemplo,
Lo que quieras una orden.
Y aunque lo tengas todo;
Nada te dará contento!
Vacío estará tu cuerpo!
Faltará tu complemento!
ANDÁ SABIÉNDOLO.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS