Es cierto, te quiero.

¡Pero es cierto yo te quiero! y es lo único que importa, ya que eres el veneno que entra por mi arteria aorta, y brota amor en gotas como lluvia de tormenta, amor que flota y quema y sólo mi cuerpo soporta.