Yo te estoy engañando porque sé que eres débil (pero el más débil soy yo)

Dios es el uno, tú no eres Dios.
Incluso hay personas que llevan a Dios dentro, pero tú solo llevas perdición. Imaginas cada instante como un infierno, infliges dolor. Tú nunca podrás en éste cuerpo y en ésta vida ser el uno. Ya sabes quién se lleva el premio mayor. Tú vete llorando a casa, a ti te toca ver como se llevan lo mejor. No tuviste valor, no tuviste poder. La envidia es tu ser y nunca podrás ser feliz aunque no hay nada ni nadie que te esté lastimando. Tú los lastimas a todos, tú eres el diablo porque sabes que te admirarán los pecadores, y qué pena saber que no tienes valor. Sólo te tienen lástima. Y aún así ni muriendo vas a poder cambiar lo que eres. Ni el pasado va a cambiar con sufrimiento porque lo hecho, hecho está.

Related Articles

Responses