Voces y oídos

Fue justo cuando me sentí más sola,
Que descubrí voces imprevistas.
Supieron susurrarme palabras de ánimo y compasión,
E incluso algún que otra chanza
Logró arrancarme una sonrisa.

Y hubo también oídos inesperados,
Que recibieron una carcajada con regocijo
Y el tedioso relato de mi tragedia con una paciencia infinita.
Agradezco a la vida esta grata extrañeza,
Desde hoy, habrá aquí otra voz y un par de oídos siempre prestos para Ustedes.

0

Related Articles

Responses