Cada mañana al despertar
en tus ojos puedo observar
una gran angustia
de amor y alegría.

La vida me mostró que tuya
yo he podido ser
y tus manos sostener
por una eternidad.

Oh vida mía, que sin ti no sería
y en mis adentros
mi corazón fallecería,
y quedaría sin atributos.