Dame cobijo bajo tu cuerpo encendido,
deja que respire, justo ahí, bajo tus labios,
dando un vuelco al corazón dolido,
deslizando mis colores sobre tu pecho,
regalandote mi abrigo.
Y una vez más contigo, descubriendo segundos,
desvistiendo espacios, respirando el momento.
Una vez más contigo, cómo fue, cómo es
cómo siempre…
Una vez más, tu y yo, solo uno,
olvidando que existe el tiempo.