Una verdad

Lo cierto es que… Volviste.
Tal y como lo predijo mi vacío.
Pero, tal y como lo aseguraba mi hipocampo que no harías, volviste.

Me pregunto…
¿Será que me buscaste en tu recuerdo?
O ¿Me encontraste en un poema mal hecho y poco apreciado?
O tan solo, ¿Me pensaría tú vacío?

Siento…
¡A mi cabeza explotar de recuerdos y de deseos de ti!
Me emociona… Y muero. Muero de amor… Y de curiosidad por lo que me pregunto…

Y es que…
Tan extraño es, que el hipocampo, hace parte de mi… Pero pareciera que al volver, él, a mi presente, fuera más parte de él, que de mi.

Lo cierto es que, no puedo mentirle a mi gran compañero de vida, al conflicto psíquico, que me aqueja.
Pues… él sabe bien que, incluso antes de su llegada, yo ya lo llamaba con mi pensamiento.

Unvacio.

Related Articles

Responses