Una promesa desvastada

Una promesa desvastada
una hoja en blanco
detrás de una montaña
otra noche que acabo
relojes que no marcan nada
los despojos de un ocaso
que no anuncian más mañanas
cristales oscuros y opacos
que se rompen bajo una manta
un dolor gris y largo
que se estira y me engaña
después de un camino ya caminado
no me queda nada
ni el sosiego de una luna en un lago
ni la tierra ya quemada
una soga de perfil alargado
alrededor de mi cuello
con los pies en el suelo
como un pilar rumbiento
de techo y de suelo
de las dos puntas colgado.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas