Una joven de dieciocho años

Altiva y elegante pasaba la linda joven de dieciocho años, cuando la vida le sonreía y a su paso cautivaba con su alegría, mostrando sus coronas de oro que al pasar iba dejando como reina de mil encantos.
Pasaba con un dejo de rosas en botón.
Sus mejillas sonrosadas como si fuese una flor.
Sus ojos claros de dulce mirar.
Su alma transparente como un cristal, sus encantos son sueños de amor, como un ruiseñor que oía a su alrededor.
Las hadas te llenaron de virtudes, el angel de la guarda te cuida con lindo esmero.
Eres una niña para siempre, Dios te regalo un ángel de amor y te ha llenado de alegrías y risas como si fuera una cascada de plata que canta al caer.
Las estrellas te coronan tus sienes al anochecer y te quedas dormida soñando en el amor, como eres blanca y sonrosada, que bien te luce ese vestido azul!
En tus sueños de primavera deshojas las más lindas rosas en tu corazón.
AUTOR: TERESA VELASCO

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas