Una ilusión perenne.

Pudiera en un segundo
saltar todo por los aires
y esta realidad opaca
tornase entonces en verdadera.
Entonces todo sería Natura
todo a mi alrededor naciera,
las cosas reales,
los sentimientos veraces,
florecieran eternas las flores
y los animales vivir en equilibrio exacto.
Los colores serían más vivos
y el agua más clara
bañaría mis pies en Septiembre
y el cielo acompañara el canto de los pájaros.
Las nubes me regalarían su agua destilada y limpia.
Mi corazón latiera fuerte
mi pisar sería firme entonces
y flotar en el aire también si quisiera.
El naranja atardecer y sus violáceos ocasos
se postrarían eternos tras las viejas colinas.

Bien sabe Dios que tengo el poder
de destruirlo todo
para hacer valer la Libertad necesaria.
Pero con ello pudieran agrietarse
pilares de mi existencia.
¿Podría soportar ese dolor?
Quizá exagero en mis cavilaciones,
es posible que así sea.

Entonces, llegado a este punto,
¿qué debemos esperar?
¿qué debemos hacer?
¿qué es lo justo?, ¿lo correcto?

Mañana será otro día
falso y con una luz débil
donde yo debo navegar sonriendo
y ajustarme a la pseudo realidad que viva.

Pero me niego a aceptarme
sí no estoy perenne en tus sentidos
por completo inundado en tu imagen
físicamente entero entre tus manos.
Reniego de mí y de la pobre existencia que se me brinde en adelante,
si mi esencia no corre por tu alma
si mi sangre no se altera
cada mañana al despertarte,
si mi tiempo no se consume
a la vera de tu estancia.

Podría mañana volar todo en pedazos
y renacer la vida entre las cenizas,
de la más bella historia de Amor
qué jamás pudiera ser soñada.

Related Articles

Responses