Dos palabras tan simples
para un sentimiento puro.
Ambiguo su significado,
corruptible su futuro.

Lo decimos sin pensar a veces.
A veces pensándolo lo omitimos,
pues puede otorgarnos felicidad plena
o hacernos caer en el olvido.

Un “te quiero” es un dilema
consecuente con los actos de la vida,
que a muchos hace perder el juicio
y a otros les brinda valentía.

0