Pasan semanas de la cuarentena
días con mucho en lo que razonar;
Espíritu y mente para sanar
mientras transcurre la pausa serena.

Un café con aroma a seriedad
un intenso ritual para empezar
a ir en búsqueda de una verdad.

Escuchando una música buena
entrando en clima para meditar
con pensamientos que reorganizar,
la mañana y su dulce espera

de un transporte a otra realidad
que me hace ver la verdad y pensar..
¡La vida puede más que el nuevo mal!

Por Santiago Camargo.