Sobre este cielo gris de Lima
Recostado en mi silencio
Con las nubes también grises
Me encuentro a mi mismo
Ido, lejano y vacío
Soy un hombre triste
Escribiendo y pensando
Asesinando mis días
Asesinando la poca alegría
Soy un hombre más que camina
Errante entre la gente
Me acostumbro a sus gestos
A sus ruidos a sus bromas
Pero no me río,no me gusta
Perturba mi mente este paisaje falso
Me queman las manos y los oídos
Me ha cegado e reflejo del espejo
Mi cabello me estorba
El silencio retumba como tambores de guerra
Haciendo eco en mi pecho
Emanando sangre oscura de mis huesos
Y la noche eterna me acompaña
Hoy no te alegres, hoy permanece triste
Hoy y siempre, hoy y mañana.