Un día en las vidas

Veo y veo luces encendidas,
la ropa está tendida,
muy diferentes familias.
La inversión de sus vidas.
El gato busca guarida,
tiene llena la barriga,
y si no, se queda fría.
Cicatrices y heridas
en orejas y barbilla
con claridad se aprecian.
Una persona camina
con la mirada perdida,
da un mal paso y resbala.
En el suelo sus rodillas,
y en las dos manos heridas.
El gato curioso mira,
y ella en ello repara.
Tímidamente se arriman
para hacerse compañía,
y le lame las heridas.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas