Un bosque en soledad

Encerrado en un mar y sin destino
Solo el viento me acaricia
Me dice calma ya cesarán tus penas, más no aconseja y el panorama blanco no está
Pasan años, pasan penas en mi mente y sosiego desconozco ya
Noto que todos viven el día, más no comprenden que muriendo están
Nacemos sin conocer el mundo, crecemos sin ver tal cual, envejecemos ignorando el hecho que de paso hemos de estar
Cada hora es un suspiro de menos, cada día es un resto
Decimos vivir siguiendo modelos y dejando la libertad atrás
Aquel bosque en soledad, no es más que la vida aquella que dejamos atrás.

Ligo Díaz.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas