Un tambor se oye a lo lejos
triste y atronador
llorando con amargura
la muerte del Salvador.