Un alma herida

En esta noche helada

en mi corazón hay una herida,

pues este día con un dolor en mi alma

se fue mi alegría.

Por una perdida melancólica

con mi alma destrozada y herida,

el viejo se fue con toda mi alegría.

Mis recuerdos me invaden con mucha tristeza

pues al no amarlo como debía,

Sufría interiormente una gran melancolía.

Y al no amar al viejo como debía,

siento en mi alma,

una gran herida.

Related Articles

Responses