Me pides que te bese,
pero tus labios esquivan mi boca.
Me pides que te mire,
y jamás me reflejo en tus ojos.

Me pides que te llame,
pero estoy a tu lado.
Me pides que te abrace,
pero sólo el aire abrazo.

Me pides que te acaricie,
pero tus manos no me tocan.
Me pides que te sueñe,
pero sueño y no encuentro ni a tu sombra.

Me pides que te ame,
pero tu corazón no lo sabe.
Me pides que te quite la ropa,
pero la mía debe caerse sola.

Me pides que te diga palabras al oído,
pero no escuchas lo que digo.
Me pides que te haga el amor,
pero sólo en mí surge la pasión.

Me pides tantas cosas,
que piensas debo hacer.
Por qué me pides,
lo que no puedes devolver.

C L

0