Si tu cuerpo
es el infierno
entonces sobre él quiero arder
y si fuera una cueva
dentro, muy dentro quiero permanecer.

Si tu cuerpo
es una ruta
entonces con mi lengua la quiero recorrer
y si fuera una comida
cada porción de él yo quisiera morder.

Si tu cuerpo
es una tormenta
entonces mojado quiero acabar
y si fuera una fuente
mil monedas por cada deseo quisiera arrojar.

Si tu cuerpo
es una cárcel
entonces en tus brazos quiero mi condena
y si fuera el cielo de noche
sentirás una caricia por cada una de las estrellas.

Si tu cuerpo
es el viento
entonces hasta tu oído lleve lo que por ti siento
y si fuera un laberinto
en él me perdería hasta salir entre tus pechos.

Si tu cuerpo
es un imposible
entonces contigo déjame soñar.

C L