Tu boca es más mía que tuya, puesto que yo la sembré y cultive de ella, me he desecho mis propios labios en ti, Y, aunque alguien más te besara esa boca tuya, recuerda que siempre tu boca será más mía que tuya