Existen horas
en las cuales
el viento tiene tu aroma.

Lo imagino
rogándote para que lo dejes
traer un poco de ti.

Sabe
que necesito de él
cómo también respirar de tu aliento.
Pero si le pregunto dónde estás,
el aroma se va
y yo,
y yo te quiero respirar.