Es triste sentir que la vida no quiere que tengas una muestra de felicidad.

Que sientas que eres lo más querido y solo sea parte de tu imaginación cansada de sufrimiento.

Que la vida te regale más lágrimas que sonrisas, más dolores que colores, más penas que alegrías.

Que triste es alejarse de lo que una vez te lleno de felicidad para luego dejarte un triste vacío.

Y es triste sentir que llegaste al segundo lugar, si nisiquiera hubo una oportunidad de que ocuparas el primero.