Relajada en mi cama estaba
cuando al rato mi teléfono se apagó
Y note tu brillar, qué hermosa estabas.
Luego sentí como que algo estalló,

Estalló la realidad
De lo sola que tú, mi bella amiga estás.
Todas las noches vestida con gran afán
de encontrar a tu amor una vez más.

Y cuando por fin te lo encuentras
Solo sabes admirar,
callada te quedas un siglo más
Con un simple “Hola” en tu mirar.

Y de tí mi amigo Sol ni hablemos
Vistiendo sacos de fuego para llamar atención
Para luego llamar a Luna con gritos
y quedar inmóvil como un sillón.

Les aconsejaría que fueran directos
Pero cómo voy a hacer eso
si ni siquiera yo entiendo mis sentimientos
O hago algo por detenerlos.

De mujer a mujer, Luna, todo te conté
Pero al final me pregunté
¿Y a tí quien te escucha?
No dijiste nada, y te fuiste un poco paliducha.

Al otro día con mucha pena me perdoné
Pero luego vacilante me contaste,
un poco triste y sollozante
Cuán triste y sola estabas, pero lo aceptaste.

No faltó explicarte que yo me sentía igual,
pues entiendes cada pequeña señal,
Has conocido mis más profundos secretos
Y sin darme cuenta he herido tus sentimientos.

Lo siento luna me olvidé de tí,
Me fié de que siempre estarías ahí
Vuelve esta noche a mí
pues no soy nada sin tí.