Tratando de mentirme

A veces quisiera ser la grandilocuencia,
esa grandilocuencia que solo tiene el silencio en su momento,
aquella, que rayando en la demencia,
me ayudaría a esconder mi tímido discernimiento.

Pensando en estas yo estaba,
cuando de pronto!… me reclama el discernimiento,
diciéndome: acaso crees que a tu pensamiento, no escuchaba?,
que has dicho en tu mente?, solo has sabido herir mi sentimiento.

Porqué me endilgas lo que tuyo es?
acaso pensaste que nadie, tu mente leería?
porqué osas endosarme tu timidez?
si el tímido eres tú, que ni siquiera en ti confías.

Pe…pe…pero, empezaba yo a decirle,
cuando, no hay pero que valga, me contestó,
ya no trates de al espejo tu mentirle,
porque ese que aparece en el espejo…a ti no te creyó.

Rafael Puello García
Barranquilla – Colombia

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas